La cosmetica como lucha feminista

La cosmetica como lucha feminista
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Sí, has leído bien, estás aquí porque te “pica” la curiosidad ya que no entiendes cómo la cosmética ha podido tener un papel relevante en la lucha feminista a lo largo de la historia.

Primero me gustaría aclarar, para que nadie “se me ofenda”, que el feminismo el libertad; libertad de elegir cómo queremos vivir las mujeres, sin barreras y sin prohibiciones. ¡Así de simple!

Pues bien, como es costumbre a lo largo de la historia de la humanidad a las mujeres se nos han impuesto ciertas prohibiciones utilizando una numerosa lista de excusas para ello. Y empezamos en Athenas con el legislador Solón (siglo V d.C.) que prohibió la venta de perfumes a lo que las mujeres se negaron creando un exitoso mercado negro de este sector.

Debido a grandes conquistadores que volvían con regalos desde oriente (las grandes cruzadas) se trajeron a Europa numerosas cremas u ungüentos que causaron furor entre las mujeres, aunque en un principio solo se usaban para perfumar casas y telas, y más tarde empezó la aplicación en personas. Pero con la aparición del cristianismo cayó en deshuso porque era un producto que alejaba a las mujeres de su castidad y de Dios porque no se conformaban con la belleza con la que les había dotado el creador.

De hecho se escribían libros que dictaban cómo debía acicalarse una mujer, ¿os imagináis hoy en día esto? Increíble que te dijeran si te podías depilar las piernas o no, si ni siguiera el marido veía las piernas de su esposa (ya sabéis, castidad ante todo, el cuerpo desnudo era pecado y hasta se bañaban con camisones!).

Por suerte con la llegada del Renacimiento la cosmética y los perfumes volvieron a la escena social tanto en hombres como en mujeres. Y en muchos casos llegando a lo extravagante.

Como podéis ver la historia siempre es cíclica, todo va y viene, y hoy en día podemos volver a ver hombres que se cuidan bastante y se maquillan, tal y como pasaba en el Renacimiento.

Uses o no cosmética, hazlo porque quieres, no porque le guste a los demás. ¡Únete a la lucha feminista!

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales (Facebook e Instagram) para estar al día de todas nuestras novedades, consejos y promociones.

Compártelo en tus redes sociales!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Buscar:

Productos destacados:

Crema Antiedad Mama Zebra
Productos relacionados

Suscríbete a nuestro blog:

Contacto:

Últimos posts:

Archivo:

Principales Categorías

Artículos relacionados

Es tan malo exponerse al sol

¿Es malo exponerse al sol?

Nos hemos acostumbrado a temer al sol en los últimos años porque éste provoca manchas, cáncer, estropea la piel… Pero a veces se nos olvida

La cosmetica como lucha feminista

La cosmetica como lucha feminista

Sí, has leído bien, estás aquí porque te “pica” la curiosidad ya que no entiendes cómo la cosmética ha podido tener un papel relevante en